Sevilla

Por parte visitante, y ante las bajas de Siviera, Vigaray, Alexis, Pedraza, Duarte y Medrán, Abelardo deberá improvisar parches para posiciones huérfanas de sus habituales residentes. Pacheco ocupará el arco, Martín, Maripán, Ely y Diéguez formarán una zaga improvisada, e Ibai, Wakaso, Dani Torres y Sobrino dotarán de frescura y energía una medular que supone el paradigma de la metamorfosis de este equipo. Si a principios de año se mostraba sobrepasada y desordenada, hoy supone una telaraña compacta preparada para el repliegue y la presión. Munir y Demirovic serán los estiletes ofensivos de este renacido Alavés.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Sin duda, la del Sánchez Pizjuán es una de las salidas históricamente más complicadas para los albiazules. En un balance de diez visitas, saldadas con ocho derrotas y un empate, la única victoria nos obliga a remontarnos a la temporada 1954-1955, cuando Vicente Echandia anotó los dos goles con los que el Alavés conquistó Nervión por la mínima. 64 años de sequía en tierras sureñas que no invitan al optimismo, pero que podrían suponer la única dosis de motivación para los vascos. De hecho, el Alavés ya sabe lo que es ganarle al Sevilla esta temporada. Lo hizo al final de la primera vuelta en Mendizorroza, con un solitario gol de Manu García en el 51′.
Pase lo que pase, el partido no será más que una anécdota en los anales históricos de la Liga 207-2018. Un mero trámite antes de afrontar la parte esencial de cada temporada: la planificación deportiva veraniega. Los alavesistas buscarán mantener su efervescencia liguera, los sevillistas configurar una plantilla competitiva que empiece a funcionar ya en agosto. El octavo mes del año será vital: tres rondas previas de Europa League, el inicio de la liga, la Supercopa de España… los siete retos de Hércules adaptados a la profanidad balompédica.
Caparrós ha cambiado tanto al Sevilla que juega en mayo y aparece un día de chubasqueros, de zapato mojado en un añejo estadio inglés. El entrenador al que se atribuye el poder de encenderse las cerillas en las patillas cogió al equipo en la consulta del psicólogo y lo ha dejado en un parque de atracciones. Para echar la persiana le valió un gol de Ben Yedder tras la enésima diablura de Vázquez. Al Sevilla le gustarían dos meses más de Liga.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
No es el caso del Alavés. Abelardo recogió un equipo hecho rodajas, le metió un ritmo británico y lo ha depositado en la salita de estar de Primera. Esto ya le sobraba. Con una alineación probeta sufrió para contener el hambre de merienda local. Nunca se lo tomó a broma. Con los cambios de Munir e Ibai buscó la camiseta de David Soria.
Hay jugadores que no entran a la primera en el bolsillo del aficionado. El Mudo Vázquez es uno de ellos, un tipo al que se le investiga hasta la manera de correr. Caparrós le trasladó hasta la banda derecha y allí montó una fiesta rociera. El argentino se pegó el balón al maleolo en un recital de regates de salón. Dio un gol, rozó otro y todo lo que pasaba a su lado era divertido.
Era una pieza más de un grupo chispeante, con ganas de jugar, de rascar y de agradar. En el centro del campo el cemento lo ponían N’Zonzi y Roque Mesa, recuperado en las últimas semanas desde los calabozos. Su rendimiento obliga a abrir unas jornadas de debate sobre el castigo al que le sometió Montella.